Ultra Frecuencia

DSC_0176.jpg

SEPTIEMBRE 30 — OCTUBRE 7, 2017

Exhibición de Marisol Plara

La abstracción nació como una reacción tanto positiva como negativa al nuevo sentido de realidad que acompañó a las revoluciones tecnológicas, las nuevas perspectivas dadas por las teorías innovadoras en el campo de la física, tales como las atómicas y de la relatividad. Dentro de su historia esta práctica se llegó a considerar como una expresión de la psique individual al tiempo que podía funcionar como un conjunto de convencionalismos que parodian a la figura del genio creador.

En la obra de Marisol Plara podemos ver como estas dicotomías se disuelven a partir del tratamiento que hace sobre la naturaleza, en su sentido más amplio, al generar un proceso de cuantificación personal. Sus pinturas expresan un constante fluir, fungiendo como un medio entre las energías ocultas de la vida y el crecimiento orgánico, haciéndolos visibles a partir de una interpretación propia de los modelos científicos, generando hibridos que combinan lo gestual con lo geométrico, develando estructuras invisibles y patrones ya existentes en su propia fisionomía, esto se puede apreciar en sus largas espirales que se despliegan por múltiples paneles. Con el tiempo estas imágenes se metamorfosean en reticulas densamente superpuestas y redes que aluden a mundo natural al tiempo que evocan los sistemas artificiales creados por el hombre. Sus pinturas son una sintesis de diversos modelos de pensamientos opuestos. Estas obras muestran los sistemas de producción propiamente humanos que están sujetos a procesos de descomposición y regeneración a partir de la insinuación de la existencia de campos energéticos que se extienden mas allá del lienzo, haciendo que la artista se vea así misma como un medio. 

Plara retoma la pincelada gestual que dentro de la tradición de la abstracción moderna constituye una marca del sentimiento autentico y verdad trascendente convirtiéndola en estructuras moleculares a todas luces artificiales a partir de un estado sensible y de observación directa. No necesita distinguir entre lo visible y lo invisible ni elegir entre una representación y una abstracción, esta artista usa tendencias contradictorias como herramientas para explorar un mundo complejo.

Texto escrito por Wendy Cabrera Rubio

 
ExhibicionesTaco Arte2017